CUENTO DE HOY

Las aventuras de Bel y Nessa. El que mucho abarca poco aprieta



"Venga chicos, tirad con fuerza que ya queda poco para rescatar  a Luisa", dijo Nessa.

Luisa era una bonita pececilla que queriendo conseguir el máximo de comida se había metido, por error en un tarro del que no podía salir. Bel lo había visto todo y nadó tan rápido como pudo hasta encontrar a su amiga Nessa y a unso amigos que enseguida se mostraron dispuestos a ayudar en el rescate. Ataron el tarro con algas y una vz dentro del mar, Luisa pudo deslizarse desde su interior hacia mar abierto.

Una vez liberada, Luisa dió las gracias y explicó lo sucedido del mismo modo que lo había hecho Bel. 




Nuestras amigas recordaron de inmediato la historia del oso Sandro. 
Sandro era un osito al que la miel le encantaba. Le gustaba tanto que no la compartía con nadie, la abejas le pedían comida y él no les hacía caso alguno. 
"Cosas de niños" decían los padres de Sandro, "con la edad se le pasará y compartirá aprendiendo también a no comer más de lo que puede para que no le siente mal". 

El tiempo pasaba, Sandro crecía y continuaba actuando del mismo modo.




Un día, encontró un tarro de miel muy grande y metió ambas zarpas en el tarro. Acto seguido, ya os imagináis lo que pasó, no?

Efectivamente, no podía liberarse del tarro y no podía comer la miel que había encontrado. 
Las abejas de la zona, al ver lo que le estaba ocurriendo a Sandro se acercaron y Sandro les preguntó quñe podía hacer. La abeja reina contestó: " Sandro, si hubieses metido sólo una zarpa y tomado sólo la miel que necesitabas, podrías haberte liberado tú mismo. No puedes querer abarcar más de lo que por tí mismo puedes conseguir".

Sandro aprendió la lección  y desde ese día entendió que podía compartir y que debía asumir tomar la miel que necesitaba y podía digerir. De ese modo, no estaría tan malito de la tripa como había estado siempre.




#cosasparaniños #ocioinfantil #cuentoinfantilm

Posts Relacionados