CUENTO DE HOY

JAVIER, EL NIÑO QUE NO QUERÍA IR A DORMIR



Javier era un niño muy simpático y  con muchos amigos. En casa era también un hijo perfecto salvo por una cosa, no quería ir a dormir.

Sus papás estaban desesperados. Ya no sabían qué hacer para que Javier durmiera.

Un día,en el colegio de Javier decidieron que saldrían de excursión al parque más bonito y más grande de toda la ciudad. El parque tenía columpios para que jugaran cuatro niños a la vez,toboganes  para dos niños juntos, grandes zonas de arena para hacer construcciones... era el mejor parque para todos los niños de su clase.

Esa noche,  Javier no quiso dormir. Al día siguiente, fue al colegio y al parque con sus compañeros. Tan pronto como llegó al parque, se sentó en un banco y se quedó dormido durante todo el día. 
Sus compañeros no quisieron despertarle porque sabían su resistencia a dormir por las noches.
Cuando Javier se despertó, fue porque la profesora le dijo que tenían que volver a la escuela porque ya se había acabado el día en el parque.

De vuelta al colegio, todos los amigos de Javier comentaban lo bien que se lo habían pasado y lo mucho que se habían divertido.
En la puerta del colegio estaba la mamá de Javier y éste, al verla, corrió hacia ella y empezó a llorar. Porqué lloras, cariño? Preguntó su madre. 
- Porque no he podido jugar con mis amigos durante todo el día, repondió Javier

Su mamá le explicó de nuevo la importancia del descanso durante la noche y le hizo entender que no podía continuar sin dormir porque se perdería todas las actividades del día. Desde entonces, Javier comprendió que debía hacer caso a sus papás y nunca más dejó de jugar y divertirse con sus amigos.



#

Posts Relacionados