CUENTO DE HOY

Guillermo, el niño piloto



Guillermo era un niño muy guapo, simpático y muy inteligente. Guillermo tenía un sueño, quería ser piloto.

Guillermo iba al colegio, tenía amigos, entendía todo lo que los profesores le explicaban pero su actitud y comportamiento en clase no eran adecuados. La notas eran peores porque no se comportaba bien en clase, se distraía y distraía a los demás compañeros. Sus papás y sus profesores intentaban que entendiese que si seguía así, nunca sería piloto.

Un buen día, jugando en el patio, Guillermo encontró un duende y comenzaron a hablar.
El duende le explicó que había ido a buscarle porque debía cambiar su comportamiento y le comentó también que si lo hacía y se esforzaba, sería piloto.  Acordaron que si Guillermo se portaba bien el Duende cada noche iría a su casa a ayudarle a estudiar para que se convirtiese en el piloto más joven del mundo.

Al principio, logicamente, Guillermo no entendía nada ni se lo creía hasta que hizo la prueba. Estaba atento en clase, hacía perfectos los deberes y sus papás  y profesores estaban muy contentos. Cuando se comprotaba así, el duende aparecía en su cuarto y le ayudaba a prepararse para ser piloto.

Guillermo empezó a  cambiar, el Duende continuó ayudándole y coniguió su sueño. Guillermo se convirtió en el piloto más joven del mundo. Cuando le preguntaron cómo lo había conseguido él respondió: Haciendo caso a los mayores!



 


#cuentoinfantilm

Posts Relacionados