CUENTO DE HOY

LA PRINCESA SOFÍA Y LA PIEDRA DE PEDRO



Había una vez una princesa preciosa pero muy pretenciosa. Tenía muuucho dinero y muuuchas joyas y tesoros.  Los papás de Sofía, que así se llamaba nuestra princesa, le dijeron un buen día: " Sofía, tienes que casarte. No podemos continuar con tu ritmo de gastos ni con tu actitud tan pretenciosa con el pueblo"

Sofía, decidió seguir el consejo de sus padres pero, para casarse, hizo un concurso entre todos los príncipes de los reinos cercanos. Éstos, debían agasajarle con el el mayor regalo que pudiesen y en función del regalo, escogería.  

El reino se lleno de regalos increíbles, de riquezas extraordinarias traídas desde todas las partes del mundo. Todos los regalos eran lujosos excepto uno. Excepto el regalo que Pedro, el príncipe del reino más cercano, le había llevado. Le regaló una piedra manchada y sucia.
Sofía enfadada hizo llamar a Pedro y, al preguntarle el porqué de su regalo le dijo: "Sofía, esta piedra es como mi corazón, la has de cuidar si quieres conquistarlo". Las palabras enamoraron de inmediato a Sofía que comenzó a agasajar a Pedro con todos los regalos que se le ocurrían. Mientras tanto, Pedro no respondía a ninguno de ellos y no se acercaba a Sofía en absoluto.

Tras meses de regalos de Sofía a Pedro y, ante el silencio de Pedro, Sofía tiró enfadad la piedra con fuerza al suelo y se partió dejando ver el dimamante más bonito que jamás había visto. Fue entonces cuando Sofía comprendió cómo conseguir el amor de Pedro.

Sofía comenzó a tratar mucho mejor a su pueblo y a no valorar los lujos ni los bienes materiales. Los compartía todos. De este modo, su pueblo la ayudó a conseguir el amor de Pedro y ahora viven felices para siempre.


#

Posts Relacionados